viernes, 19 de agosto de 2011

LA PROFUNDIDAD DEL ANSIA

Siento un profundo dolor. El peso de una piedra en el corazón día y noche. Preso de la desesperación deambulo por mi casa sin salir a la calle. Tengo tanto miedo de morir que he renunciado a seguir viviendo. Solo quiero que termine de una vez.
Colecciono fotos, música, videos, películas, documentos y todo aquello que pasó por mis manos o mi mente. Es como retroceder en mi vida levantando del suelo los jirones abandonados, tratando de reconstruir tozudamente  pedazo a pedazo. ¿Cuál será el sentido de ello me pregunto? ¿A quién le interesarán todas estas cosas? Me entristece la imagen de algún familiar tirando a la basura miles de discos compactos, archivos de computadora y "ainde mais". Virtualmente arrojarán mi vida  a un contenedor.
No duermo de noche. Recorro voces y miradas. Me pregunto constantemente cuando me ocurrió. Como fue que el tiempo me ha envejecido mientras andaba distraído en mis cosas. Espero el alba, tomo píldoras, me acuesto temblando, no puedo con la oscuridad.
Siempre he sentido que algo andaba mal en mí. Al nacer se ha colado algún recuerdo de otras vidas o una sospecha del más allá inquietante hasta el fin. "Siento en los huesos" una versión diferente del sentido de la vida. Fuerte, paralizante. No, me digo, esto no es lo que parece.
Consciente de cada latido, del mínimo dolor, bebo ríos de drogas modernas para anestesiarme. Es curioso, siempre fui refractario a las adicciones de todo tipo y ahora soy un adicto legal.
Mi mente vaga. Suenan canciones de mi preferencia como si hubiese puesto en marcha alguno de los reproductores de mi cerebro. Todo es suave, sin sensación de movimiento.
Justo antes de entrar en pánico me asalta la terrible sensación de ya no estar aquí, de no tener peso específico, esencia, corporeidad. Un fantasma ordinario, cualunque, que solo se asusta a sí mismo.
Lo único real y con masa propia, es mi temor. Lo otro se ha disuelto en el aire. Quien fui, lo que hice, lo que amé.
Me enfrento al espejo y me busco a través de la mirada. No estoy allí. No me reconozco.
Han huido quienes me habitaban, nadie ha quedado a defender la fortaleza. Si fuese un disco rígido podrían extraer miles y miles de horas de grabación de bellezas ya "descatalogadas" pero ¿a mí? no me encontrarán.
Nadie sabría definirme, explicarme. Es más, creo que a estas alturas no quedan rastros de mi paso. Los he ido borrando al armar mi rompecabezas.
Lo siento tanto. No he querido fallar. Simplemente no todos estamos a la altura de las circunstancias. A DIOS también se le pasan algunas cosas en la línea de producción ocupado en menesteres de otro nivel.
Puede ocurrir ¿Porque no? somos únicos e irrepetibles pero nos fabrican en serie. ¿Cómo un viejo Ford T?
Divinos divagues de la nada. Ahora sos vos. Ya no puedo contigo al no poder conmigo. Te he dejado sola estando a tu lado todo el día. Sé de tu desesperación, de tus rezos, tu valiente empeño en esperar mi regreso a estas alturas, improbable. Es tan doloroso amor, sentir que me esperas en vano, decepcionarte. Haberte dado una vida de mierda justo a vos, dulce. Justo a vos.
Quien sabe, la solución pase por dejarme caer al pozo del viento de la noche y despertar luego del otro lado del espejo. Y verte feliz, sonriente, trayéndome un mate a la cama.
Comenzar de nuevo en la profundidad del ansia. 

martes, 26 de julio de 2011

¿DE QUÉ SIGNO SOS?

Esa pregunta me persiguió y me hizo la vida imposible en la adolescencia. Es que en los 70's los tipos como yo no ganábamos nada y las conversaciones en medio de la pista de baile cuando lográbamos sacar a alguna de su nido de compañeras - víboras, eran de tres frases más o menos así; ¿Venís siempre acá?, ¿A qué escuela vas? y ahí terminaba todo. Esas eran las frases dos y tres porque la primera era mortal y definitoria y decidía el juego. ¿De qué signo sos? Chau, perdí.

¿Aries? Nooo, son terribles, histéricos y mal llevados, muy nobles y fieles sí, pero no. Aparte ¿Aries con Piscis? Porque yo soy de Piscis ¿No te dije? No sé si se llevan.
Lo siguiente era verle el bonito traste despidiéndose con un bamboleo diciéndote, no es para vos, será para otro, no es para vos....
Era normal en una época en donde la psicodelia y el hipismo eran ecos tardíos y las cartas astrales se mezclaban con Hegel, Freud y Marx. Pero la cosa siguió con los años. Intelectuales, artistas, gente común, "Doña Rosa" y "Don Cosme", todos entraron en una ensalada donde se mezclaban: El Principito, Krishnamurti, Siddhartha de Herman Hesse, Juan Salvador Gaviota, Khalil Gibran y cuanto escrito cósmico oriental pasara por delante. Todo salpicado con las películas de Bruce Lee, la serie de "Kung Fu" y el Rock Sinfónico.
Y en ese Cambalache como diría el tango, nos enredamos todos. Después se hizo "profesión" ante la crisis. Le tiro las cartas (y le aflojo el bolsillo) con el nuevo "Tarot"... y aquí las versiones más desopilantes: Chino - Francés - "Rúnico" (¿Cartas de Piedra?) y por supuesto, el mercado se fue expandiendo con Parapsicólogos, mentalistas, adivinos, especialistas en "Amarres, y Destrabes", con lo cual uno no sabe si quieren recuperarnos el amor perdido o capacitarnos para la lucha libre... y variantes por el estilo.
En alguna época de mis programas de radio una oyente me hizo una carta astral. Trabajo minucioso si los hay, pleno de datos, secuencias, posiciones estelares, horarios (como los trenes, no es lo mismo haber nacido "menos cinco" que "a las en punto".
En dicha carta mi vida era superlativamente extraordinaria, que lo es como la de todos, el éxito me rondaría, mi capacidad saltaba a la luz como "sorprendente" finalizando con una frase dramática, de esta querida fan en torno a mi persona: "Y a todo esto le debemos agregar el misterio de Daniel, claro".
La pucha, me fui a casa asustado pero contento. Famoso, millonario, intrigante y misterioso ¿Qué más se podría pedir?
Treinta años después el acierto de una vida extraordinaria no es acierto. Reitero, todas lo son. He pasado las de Caín, trabajé como un burro, soy más pobre que una laucha viviendo con el persistente imán para atraer a cuanto perro perdido ande por la calle, lo que sin duda, me coloca definitivamente en el Horóscopo Chino. (Para qué lo habré dicho) lo cual ya es un plano superior.
Por eso y acostumbrado a eso, no lo vi venir. Sandra, se presentó con un "es complicado"  en cuanto a su relación sentimental, frase automática para los que están de trampa o no tienen "lo necesario” para echar a patadas a quien les complica la vida.
Me atrajo su rostro gatuno, su piel muy tersa y suave. La delicada línea de las manos y su afición a vestir polleras (me enloquecen las mujeres en polleras, parece obvio pero ya casi no las usan) largas estilo hindú.
No hablaba pavadas, no mencionaba horóscopos, sabía de música más que yo y cocinaba como los dioses. Confesó dos hijas una ya emancipada, agregando con mirada intensa una frase látigo; "Tengo muchas ganas de vivir".
Las mujeres. Esas brujas sabias. Irresistibles cuando juegan al misterio, cuando inclinan levemente la cabeza hacia un costado acomodando un mechón de pelo, cuando se ruborizan al tiempo que sus ojos nos dominan definitivamente. Siempre seremos niños para ellas. Nos han hecho, no tenemos secretos ni acertijos. Nos leen de primera mano.
Hicimos el amor con un nivel de éxtasis jamás por mí alcanzado. Quería a esa mujer. Amaba recorrer su cuerpo, besarlo, deslizar la punta de mis dedos acariciándola, sentirla vibrar ante mí. Ver sus mejillas arrebatadas, el calor en su sexo volviéndome loco para evitar derramarme. Estaba en ella, tan profundo, tan intenso. No lo vi venir.
No vi el cuchillo, no le di importancia a la sangre, pensé en sudores, en arañazos, lo de siempre. Hasta que el vértigo, el instinto de supervivencia por fin logró despabilarme.
Era un filo pequeño, de plata, como un bisturí con adornos y arabescos. Lo insertaba en mi espalda al ritmo de mis penetraciones. Suave, intenso, brutal, suave otra vez, sin saberlo me encaminaba a morir feliz, como un chiste burdo de muchachos de barrio.
Su rostro era normal, el de una amante fogosa y complacida, de una mujer enamorada. Susurraba frases dulces en mi oído. A veces, algunas procaces, como cualquier pareja.
Débil, ya sin fuerzas, rodé a un costado de la cama. Mis ojos imploraban un por qué.
- Es que sos Aries y los Aries siempre lastiman a las Géminis ¿No te acordás?  En la otra vida me abandonaste y me suicidé por vos, por tu amor. La revelación me llegó en cuanto te vi. Lo confirmé en el primer beso Daniel, eras vos, siempre fuiste vos.
Un mes en terapia, otro internado, cicatrices múltiples, amigos aterrorizados y burlones me demoraron hasta que pude visitarla en el Psiquiátrico en donde la ley la obliga a cumplir sentencia pese a que no levanté cargos en su contra.
La visito todos los días y en todos los horarios permitidos. Hacemos planes para el futuro. Queremos viajar un poco, recuperar el tiempo perdido y después, eso sí, tener hijos. Seguro, dos
Mi familia apuesta a mi locura. Mi abogado cobró por lo cual se encoge de hombros.
 A todos les digo lo mismo. Estoy en falta con ella desde otra vida. Somos egoístas pero jamás abandonamos a los seres queridos. No señor.
Los Arianos bien sabido es, somos así.

domingo, 12 de junio de 2011

CARTAS DE AMOR A LA NADA


Me encontré en el bar con mis amigos como todos los viernes después del trabajo. Todos llevábamos nuestras escafandras sport para disfrutar de la reserva de oxígeno suplementaria incongruente con el deseo de fumar el cigarrillo digital para calmar la ansiedad.
Mientras por wifi-frecuencia parloteábamos de fútbol, política y esas cosas, miré como siempre lo hacía, por la ventana que da a "la ochava" como decía mi viejo en un término más que antiguo. Por allí venía la manifestación de las 18:30 demorada por los incidentes producidos por la anterior de las 17:00. Ya nadie respeta nada. Si hasta incluso, queman dos veces las mismas cosas. En fin. Creo que me estoy poniendo viejo y criticón. Ya todo me da por las pelotas.
Pagué mi parte, saludé hasta el otro finde y subí al metro- aero- bus (el aeroblues, popularmente, en tributo a una vieja banda de un viejo músico local) único transporte que puede sortear paros, movilizaciones, piquetes y barricadas, para tratar de arribar a mi casa a tiempo.
¿A tiempo para qué? Si estoy sólo. Gabriela no quiere saber nada de convivencias y pasa más tiempo viajando y contándome maravillas inaccesibles para mí que otra cosa. Cuando vuelve me dispensa sexo furioso, maratónico y superficial, para demostrarme "cuanto me necesita". Apenas acabé fui al baño y al volver ya se había ido. Me dejo un simpático juguete, novedad del momento: "Labios que arrojan besos" una cosa infame que vibra por donde la dejes haciendo "chuick" y esbozando un metálico y chirriante "Te Quiero" cada 5 segundos exactos.
Me puse loco, no sabía cómo apagarlo y lo mandé a la mierda de una patada por la ventana. Me arrepentí en seguida. Inmediatamente golpeó la puerta la vigilancia barrial para devolverme el cacharro y plantarme una multa más el sermón. En la ocasión el "patrullero" era Don Eladio, el viejo alcahuete, encargado de la pensión de minas de la otra manzana.
Un viejo pervertido que daba alojamiento a mujeres perdidas a cambio de algún toqueteo y algo de franela, junto a la mensualidad de rigor. Una obviedad reiterada hasta el fin de los tiempos. Reprimí la idea de patearle las bolas. Sería peor, iría preso de por vida.
De pronto se encendió la telepared, (siempre lo hacía sola, estaba programada por el gobierno) "Hermanos, Compatriotas, Héroes míos..." y seguía una larguísima perorata de supuestos logros en nuestra calidad de vida al tiempo que en la calle, el humo de los coches quemados y los comercios saqueados, ornamentaban la situación. ¿Esto no lo había leído antes? ¿Orwell? ¿No era ficción de la década del 40?
Comenzaron a dolerme los oídos. La pantalla Mil - D envolvía la habitación y se mezclaban bailarinas semi - desnudas del show de Lacralli con el Tsunami que se tragó lo que quedaba del sudeste asiático más el volcán que se llevó a nuestros vecinos y parte de nuestra zona sur. Todo con formas, colores, brillos, perfumes y a un volumen infernal.
Me di cuenta que estaba llorando. En la cama los labios hacían "chuick, chuick, te quiero" y en la palma de mi mano, (convertida por buenos pesos en pantalla táctil) brillaba un mensaje de Gabriela, junto a una captura de su figura desnuda en una cama de Roma: ¿Me extrañas Bombón? ¡No veo la hora de estar con vos!
Quedé mirándome la mano como un idiota. A un costado, cerca de la línea de la suerte, unos milímetros debajo de la teta izquierda de mi novia, me pareció ver la sombra de algo típicamente masculino.
Cerré el puño para apagarla. Mis lágrimas formaban sensacionales juegos de colores interactuando con la TV.

martes, 24 de mayo de 2011

NO ME DEJES ASÍ

Me ocurre seguido últimamente. Camino por las calles y entro en trance, no soy consciente del entorno. Despierto en algún tramo del recorrido sin saber bien como llegué hasta allí.
Pero esto es raro. Este barrio es el de mi infancia. Hace 32 años que me mudé. Me saluda Don Joaquín, el vecino con su mano regordeta, su mancha roja, aquella especie fantástica de virus alienígena trepando por su cuello y parte del rostro, tan fascinante para nuestras mentes pequeñas.
Siempre cuidando de su enorme Mercury azul metalizado. El acorazado con tapizado y volante blanco, los cromados brillantes, la insignia en el capó y el ruido del V8 desatando alegrías fierreras y puteadas de vecinos de siesta interrumpida.
"No me dejes así". Esa frase inquietante resuena en mi mente. No logro comprender su origen. Es un latiguillo permanente, azuzando la marcha, sacudiendo mis entrañas con ácido y temor.
"No me dejes así". ¿Es a mí? ¿A quién estoy dejando? A vos seguro que no. Te he amado desde tus primeras trenzas. Suspiro por vos desde el primer caramelo de leche obsequiado en un recreo de la vieja Escuela Nº 21 "Don Manuel Belgrano".
La calle atrasa. Adoquines, rieles de Tranvías, autos con neumáticos de banda blanca, ¿Me fui de mambo? Tengo que dejar el Clonazepan, cada día soy más zombie - menos "yo".
La puta, ahora sí la jodi. ¡La feria de la estación pegada a las vías del tren! ¡Si habré ido con mi vieja a comprar pescado, pastas frescas para el domingo y el leverbush para el viejo!
No. Seguro estoy metido en un flor de viaje. Parece una película berreta de ángeles y demonios o esas que te cuentan que al morir vas a un limbo con gente quejosa, imágenes oscuras, rayos, truenos, etc. hasta que pedís "la escupidera" (o sea ¡DIOS, sálvame de esta y soy tu ferviente devoto!) y "click", de la nada aparecen personas vestidas de blanco siempre sonrientes, hablando suave mientras te abrazan o palmean el hombro.
Ahí veo la esquina con el árbol apoyado en el poste de luz, arco del metegol - entra, callejero. Olfateando el territorio está la Titina, mi perra, mi amiga. ¡Hola pichicha! ¿Cuanto hace que te fuiste? pila de años ya... Si. No es normal...
Puta madre esa frase llorosa. "No me dejes así" ¡No jodas más! Duele carajo, ahora duele. Cada fraseo, cada suspiro, la angustia. ¡Me la estás contagiando! ¿De dónde viene? ¡Puto delirio, no termina nunca!

Música de piano. El pasillo de una casa - chorizo pintado de verde. La profesora Marta enseña. Mi vieja ahora joven y gordita, con mi hermana de peinado banana y pollera sixtie. Chopin. Lo más jodido pero lo que más le gustaba. Por allá estoy yo, bien chico, pantalón corto, medias "Tom", zapatos charolados, jugando aburrido, hinchando un poco las pelotas (Como siempre)
Mejor me voy. ¿La verdad? Ahora estoy medio cagado. El asunto toma un cariz alucinante, emparentado con mis recurrentes pesadillas plagadas de persecuciones. De hecho, me siento perseguido. Algo o alguien parece estar siempre tras de mí.
Por las dudas. Digo que te quiero, siempre te he querido. Di todo por vos. La remé como pude. Vine fallado pero le puse garra. Vos sabés la verdad. Lo has sentido en tu cuerpo todos estos años. Lo comento porque no sé de qué va la cosa.
El Bar "Dos Avenidas". Esto es de mi viejo, no tan mío. Fui habitué cuando pasó a llamarse "Odeón II". ¿Cual es el mensaje? "Santa María, Madre de DIOS, ruega por nosotros...." dale madre, despertame, sacame del quilombo. Ya entendí, prometo ir a misa, rezar, ser bueno y todo eso pero, por favor, pegame un patadón en el culo para abrir los ojos de una vez.
"No me dejes así", dos, tres, vuelta a empezar ¿Por qué corro? Estoy transpirando. Voy desesperado a la nada. Daré la vuelta quiera o no.
Ahí estás. Desesperada, llorando. Sosteniendo mi cabeza mientras tiemblas de arriba abajo. Mi sangre mancha el pavimento. Al final, era eso.

Cuanto te amo cielo, realmente. Pero no puedo parar. No me dejan. No preguntes, igual no me ves. Me conmueve tu dolor. Pasar por esto para entender lo obvio. Siempre egoísta, mirando mi ombligo. Ni tu llanto he reconocido. “No me dejes así” ¡Joder, ya es demasiado tarde!

Frases, personas, música. Tu carta con el cuento de hermosa moraleja; “…DIOS te ordenó que empujes la piedra, no que la movieras…” Lo hice toda la vida, dulce. Me la pasé empujando la piedra.

Sigo de largo, paso frente a la casa de Santiago, la de PInky, la de Sergio, Carlitos, la rusa de al lado y al fin, me paro frente la puerta de alambre tejido con punta de Flor de Lis y una chapa con el Nº 490.
Mis perros (Todos los que he tenido a lo largo de mi vida) ladran y saltan contentos. Los sillones de jardín con los almohadones de funda plástica están allí en el patio junto a la mesa con tapa de mármol donde se sirve el vermouth de los domingos.
El limonero está repleto. El bombeador prendido. Olores exquisitos invitan desde la cocina. Mi viejo estará bajando del tren para llegar a tiempo al almuerzo. Mis hermanos estudiando. Los abuelos discuten por pavadas. y mi pelota de goma (La "pulpo") rueda hasta mí.

"No me dejes así" escucho en un tono ya resignado, tapado por sirenas policiales,

Debo entrar.

lunes, 25 de abril de 2011

FRAGMENTOS DE MÍ EN EL UNIVERSO


Hace rato que he estallado hacía el universo. Entiendo el hecho de haberme transformado en una cáscara vacía ambulante y perezosa, serpenteando las veredas en un remedo de persona que ya no soy.
Lo realmente curioso es la indiferencia circundante a mí alrededor. Lo mismo da un genio o un zombie; nadie se percata, a nadie le importa. Todos de una manera u otra, han estallado de igual forma sólo que aún no han tomado debida nota.
Lloro por la futilidad de la vida mientras esquivo un cadáver en la puerta de casa, residuo de una noche agitada o del asalto de las 6:30. Pienso y se humedecen mis ojos ante la duda del más allá de la existencia mientras le gruño con miedo y asco a quien pretende venderme algo o me pide una moneda. Ya no son humanos, son fragmentos como yo. Trocitos de nada disparados en un perihelio sin fin, condenados eternamente a vagar sin utilidad alguna.
Irrealidad. Divina y perturbadora sensación. ¿Por qué todo me parece ficticio? Sospecho ser el experimento de alguien y me enfurece. No soporto no tener el control, me rebelo ¿pero a quien carajos? That's is the question, nada original.
Creo que Philip K. Dick dio en el clavo en su novela "UBIK". Alguien con otra energía creó todos estos escenarios, disueltos a medida que avanzo. Por eso en realidad el pasado es un implante. Realmente nunca ocurrió, nunca estuvimos allí. No fuimos nosotros quienes protagonizaron tal o cual hazaña o vivimos tiernos romances con la mujer de nuestra vida. No es cierto. Desperté hoy y es lo único que puedo comprobar, pero no me pidan certezas de lo sucedido una hora atrás. No podría. Tengo dudas, no quiero ¡no me molesten! Pensar me asusta.
DIOS (¿cómo? ¿No era que...?) Lo que faltaba. Estoy de la nuca. Totalmente chapita, pero que vulgaridad. ¿Jamás podré ser original? Todo este miedo, la angustia, los ataques de pánico, el terror absoluto que me embarga, las pastillas, la mirada podrida de los médicos, más pastillas, más miradas de médicos, el deseo incontrolable de huir, de salir corriendo por la avenida gritando y puteando, pidiendo por favor que alguien acabe con esto, en fin, "eso" ¿Es un lugar común? Puta madre, pensé en alcanzar mayores alturas pero... "otro más del montón de los que no quieren ser uno más del montón" (Mafalda Dixit)
Utilicé los buscadores de la red para encontrarme. Salieron miles de datos en milésimas de segundo según la orgullosa página. Mi nombre, mi apellido, mis notas periodísticas, mis obras de teatro, mis escritos, mis videos, mis blogs, mis redes sociales, mis fotos. Pero yo no estoy. Veo un tipo cincuentón, pelado y gordo, con mirada lunática, fingiendo normalidad en donde no hay tratando de ser sociable cuando no sale ni a la puerta y le da calambre ver a un ser humano. Cada amigo que pide verme me somete sin saberlo a una sesión de tortura. Invento excusas infantiles, doy vueltas, me hago rogar, hasta que gano un enemigo y me dejan de joder.
Nos escribimos ¿dale? no me veas, ya no soy real. Ahorrate desilusiones. Nada me interesa. Estoy aquí porque mi alma se fue y me dejó de "casero" de mi cuerpo. Me parezco pero no. Mucha gente nos confunde.

Madre y Padre han muerto. ¿Están ahí? ¿Puedo chatear con Uds.? ¿No hay Facebook en donde sea que estén? ¿Twitter? ¿No? Señales de humo, ¿Algo? Bueno, tal vez el ciber de San Pedro se encuentre colmado a toda hora, lo comprendo, no es fácil. Además. No jodamos. Me cagaría en las patas. Sí, mejor lo dejamos para "otro momento". Gracias. Cuídense.
Me tropiezo again por mirar al cielo. Me rompí el dedo gordo encerrado en los zapatos viejos por ocuparme de lo eterno, mientras lo terrenal me saca callos. La historia de siempre.
Lo mejor ha partido en el estallido. Si me hubieran conocido antes. En cada fragmento hay tantas cosas... no es por versear pero, tanta creatividad, tanto poder, tanta luz. Giran y giran por el cosmos mis invenciones, brillando y brillando. Constelaciones de mí. Paraísos nacidos en mi cabeza hoy son reales en un paraje de luz y es tan bonito, lo sé porque me llegan fluctuaciones de quien supe ser. Tan feliz allí, tan soñado. Claro, hay tanto chanta... ¡cómo van a creerme! Todos decimos ser esplendidos ya no hay espectadores eso es sinónimo de fracaso actualmente. ¡Tenés que ser protagonista! ¿Pero entonces, quien aplaude? ¿Quién disfruta? ¿Cuál es el mérito?
Creo haberte amado locamente. Dado lo aquí expuesto, no puedo asegurarlo. Me llegan ecos de pasión, de éxtasis, de necesitarte tanto que esta cáscara se sacude. La nostalgia de tu cuerpo es temblor en la nada.
Fuegos artificiales. Un fragmento de mí cae a la tierra. En algún lugar un chico apunta el dedo cargado al cielo; ¡Mamá, Mamá! ¡Una estrella fugaz! La madre que fuma aburrida un cigarrillo mientras piensa en su amante, contesta con desgano: Pedí un deseo hijo, pedí un deseo.
Vaya paradoja, quizás ese deseo se convierta en mi reencarnación.

lunes, 11 de abril de 2011

YA TODO ES SUEÑO

YA TODO ES SUEÑO. DE ESOS EN LOS CUALES TE DESPERTÁS ALTERADO Y TRANSPIRANDO.

AQUELLOS EN LOS CUALES SENTÍS VERDARERAMENTE UN MUNDO PARALELO INTERACTUANDO CON GENTE CONOCIDA QUE DE ALGUNA MANERA, SON PARTE DE TU HISTORIA Y DE UN TIEMPO EXACTO MÁS ALLÁ DEL SUEÑO.
COMO SUELE SUCEDER, LA DISTANCIA DEL DESPERTAR ALEJA LAS IMAGENES Y TE CUESTA RECORDAR CON PRECISION PERO MÁS QUE NADA, TE MALHUMORA NO PODER RECREAR LOS SENTIMIENTOS, LOS AROMAS, LOS PEQUEÑOS DETALLES.

SE HAN IDO DEFINITIVAMENTE MIS JUEGOS A LA PELOTA EN EL PATIO DE LA CASA DE LA CALLE ALVAREZ JONTE. EL RECORRIDO SINUOSO POR UN ESTADIO EN FORMA DE CASA CHORIZO POR BALDOSAS CON DIBUJOS DE FLOR DE LIS Y ARCOS DE PUERTAS DE REJA PUNTIAGUDAS Y MACETAS PANZONAS PINTADAS DE ROJO Y CREMA CON MALVONES EN PERMANENTE RIESGO DE MORIR A MANOS DE UNA PULPO ENVENENADA CON DESTINO AL ANGULO DE UN ARQUERO IMAGINARIO DE UN FÚTBOL REMOTO.
RESUENAN EN LOS ALTAVOCES DEL PATIO LOS GRITOS DE LAS COTORRITAS AUSTRALIANAS TEMEROSAS DEL PELOTAZO EN LA JAULA Y LOS LADRIDOS DE LA "TITINA" PERRA EXTRAORDINARIA CON UN BALÓN ENTRE SUS PATAS Y HOCICO, COMPINCHE ETERNA Y FORMADORA DEL GRAN JUGADOR QUE SUPE SER.
SE DESVANECEN TUS PREOCUPACIONES POR LAS CALAS AL COSTADO DE LA "LÍNEA DE CAL", LOS GRITOS AMENAZANDO MANPORROS EN CASO DE DESTRUCCIÓN Y EL VENÍ "A TOMAR LA LECHE" CON TOSTADAS CANALE Y SOPAPOS PORQUE MI INTOLERANCIA A LA LACTOSA PROVOCABA FURTIVOS DERRAMAMIENTOS EN LA PILETA  DE LA COCINA MIENTRAS IBAS A DARLE MATE AL VIEJO ANTES DE VOLVER AL KIOSCO.
JAMÁS PUDE ENGAÑARTE, EL CALLO EN MI CABEZA DURA LO DEMUESTRA.

TU INCREÍBLE PERSISTENCIA EN IR AL CEMENTERIO DE LA CHACARITA CON LAS CALAS DE MARRAS Y MI ÚNICA COMPAÑÍA ANTE EL "RESPETUOSO" ALEJAMIENTO DEL TANDEM HERMANOS / VIEJO. EL MIEDO NUNCA FUE TONTO
SIEMPRE MENCIONO EN MIS CUENTOS LOS MÍTICOS VIAJES DE PUNTA A PUNTA DEL RECORRIDO DEL COLECTIVO 162 APESTANDO CON ESAS FLORES A TODO EL PASAJE Y LAS PUTEADAS MEMORABLES RECIBIDAS POR LO BAJO.
MI PREMIO POR EL AGUANTE ERA EL "TURRÓN JAPONÉS" A LA SALIDA DEL MARTIRIO, DELICIA EXTINGUIDA AÚN EXTRAÑADA Y PERSEGUIDA POR RINCONES MÍTICOS DE BUENOS AIRES.

LAS PÍLDORAS DEL HOY, NO LOGRAN CALMAR EL MIEDO DEL AYER ORIGINADO EN LAS RECORRIDAS POR LAS TENEBROSAS GALERÍAS APESTANDO A MUERTOS Y FLORALES RANCIOS...
CURIOSO.VIEJA: SIEMPRE DECÍAS TEMER A LOS MUERTOS, "...SI ME TOCA, A MÍ, FOSFORITO Y A OTRA COSA”. ASÍ SERÁ MAMÁ, ASÍ SERÁ.

ME DESPERTABAS PARA IR AL COLEGIO CON TRES MATES (NI UNO MÁS, NI UNO MENOS) PARA PEINARME LO QUE QUEDABA DE MI PELO RAPADO A LA "MEDIA AMERICANA BIEN CORTA" CON LA GOMINA DEL VIEJO, PARECÍA UNA TORTA HECHA DE PIEDRAS POR LO DURO Y BRILLOSO.
EN TODA MI INFANCIA NO SE ME MOVIÓ UN PELO. SE LOS PUEDO ASEGURAR.
GUAY DE FALTAR A LA ESCUELA. DIOS NO PERMITA QUE LA LLAMEN DE LA MISMA PORQUE HICE UNA MACANA. EL SÓLO PENSARLO HACÍA QUE MI JOVEN CULITO CORTARA CLAVOS. NO DABA PARA ARRIESGARSE. UN BOLLO DE LA DOÑA ERAN DIEZ PIÑAS DEL MEJOR TYSON.
SIEMPRE FUÍ EL QUE CANTABA EN TODOS LOS ACTOS, EL QUE ACTUABA EN TODAS LAS OBRAS, EL QUE BERREABA CON ENERGÍA DIGNA DE MEJORES CAUSAS CANCIONES OPERÍSTICAS NO PRECISAMENTE PARA CHICOS COMO "AURORA" O EL "HIMNO A SARMIENTO". A ELLA LE DABA VERGÜENZA QUE LAS MAESTRAS LA HICIERAN PASAR A LA PRIMERA FILA DE LA ESCUELITA Nº 21 PORQUE DECÍA QUE NO TENÍA BUENA ROPA Y ESAS COSAS DE LA POBREZA PERO SE HINCHABA DE ORGULLO, "POR EL NENE".

SÍ... RECUERDO ESE SUEÑO. AUNQUE EL RACCONTO ES DESPROLIJO, FUERA DE ESTILO, ALEJADO DE LO LITERARIO. MEMORO LOS VIAJES AL TIGRE CON 20 "BARTULOS" COMO DON NORBERTO LLAMABA AL INFIERNO DE PORQUERÍAS QUE LLEVÁBAMOS (LA MAYORÍA JUGUETES MÍOS) PARA PASAR DOS DÍAS EN LA ISLA,
LA LANCHA COLECTIVA A LA QUE LE DEBO GRAN PARTE DE MI SORDERA ACTUAL, NUESTROS PERROS QUE SE SOLTARON DE LA JAULA Y SE PASEABAN NERVIOSOS HACIENDO EQUILIBRIO EN EL TECHO Y ¿QUIEN SUBIÓ A ENJAULARLOS? 
CUANDO CAMPEA EL PAPELÓN, LAS CRIATURAS TOMAN LAS RIENDAS MIENTRAS LOS ADULTOS DISIMULAN.

LA INCREÍBLE TORTA CON FORMA DE TANQUE CON TORRETA Y CAÑON CUBIERTA DE CHOCOLATE, UNA VERDADERA OBRA DE ARTE QUE HICISTE PARA MI CUMPLEAÑOS.
LOS DOS LARGOS AÑOS (ROUND POR ROUND) ARREANDO CONMIGO A CATECISMO ENCONTRÁNDOME A LA VUELTA, INVARIABLEMENTE AGARRÁNDOME A PIÑAS CON ALGÚN “COMPAÑERITO”.
LOS SÁBADOS CON EL TELEVISOR “STÁNDARD ELECTRIC” A VALVULAS BLANCO Y NEGRO VIENDO A PIPO MANCERA DE LA TARDE A LA NOCHE DONDE EL NÚMERO ESTELAR DE CIERRE ME HIZO CONOCER A JOAN MANUEL SERRAT ENTRE OTROS.
TU SONRISA CÓMPLICE CUANDO AGARRABA MI SILLITA Y ABRÍA LA PUERTA DEL MUEBLE DONDE ESTABA EL WINCOFÓN (MODELO 58, COMO YO) METIENDO LA CABECITA DENTRO PARA SACIAR ESA PASIÓN INEXTINGUIBLE POR LA MÚSICA QUE AÚN ME CONSUME. PARECÍA (ESO ME DECÍAN) EL PERRITO DE LA RCA VÍCTOR.
LAS VISITAS DEL TÍO HERNÁN Y SU CAMIÓN QUE OLÍA A LOS QUESOS QUE VENDÍA. EL TÍO MARIO Y SU COLECTIVO Y LOS PASEOS CON LOS PRIMOS. LA TÍA LIDA Y LA FAMOSA FOTO DE BAUTISMO CON MI PADRINO FRANCISCO EN DONDE ESTE BEBÉ PARABA CON LA MANO AL CURA CUANDO ME ARROJABA AGUA BENDITA, DEMOSTRANDO QUE LA IGLESÍA Y YO, MANTUVIMOS DIFERENCIAS DESDE EL VAMOS.

EL PASEO DE LOS SÁBADOS A COMER PIZZA A PLAZA FLORES, DESPUÉS DE VER COMERCIOS Y VIDRIERAS. YA ADOLESCENTES,  IR AL CENTRO DE RAMOS MEJÍA CON MIS HERMANOS A SORIA, ESPERANDO HORAS POR UNAS GRANDES DE MUZZA.
EL VERMOUTH DE LOS DOMINGOS CON DON LÁZARO, MIENTRAS JUGÁBAMOS A LA PELOTA EN LA VEREDA. LAS NAVIDADES CON LOS SILLONES Y LAS COSAS DULCES RECIBIENDO EL SALUDO DE LOS VECINOS, LOS PIBES TIRÁBAMOS COHETES. EN FIN, BRUMAS ONÍRICAS SIN TIEMPO.

ESTABA A TU LADO CUANDO TE DIERON LA NOTICIA DE LA MUERTE DE TU HERMANO. TE ACARICIÉ LA CABEZA CON MI "ADULTEZ" DE POCO MÁS DE VEINTE PARA CONSOLAR TU LLANTO DESENCADENADO.
ERA EL ÚNICO A TU LADO CUANDO MURIÓ PAPÁ Y A LA HORA DE DESPEDIRLO ANTES DE CERRAR EL FÉRETRO, LE ARROJASTE UN BESO EN LA FRENTE Y DIJISTE "...TE QUIERO MUCHO, ¿SABES..?"

ME QUEDÉ ALELADO, JAMÁS TE HABÍA ESCUCHADO DECÍRSELO O QUE ÉL TE LO DIGA, TAN CUIDADOSOS LOS DOS DE SU INTIMIDAD ANTE SUS HIJOS. ME MARCÓ PARA SIEMPRE.

AL FINAL DE TAN VÍVIDO VIAJE TE VI ANCIANA. COMPARTIMOS UN MES, TE RECUPERASTE, COMISTE, BROMEASTE.
AL PARTIR, CORRIÓ UNA LAGRIMA DICIÉNDONOS A MI ESPOSA Y A MÍ, "AHORA QUE SE VAN, ME QUEDO SOLA OTRA VEZ".
ESTANDO RODEADA DE GENTE, TU INOCENCIA DE ANCIANA, MADRE, NIÑA, ME QUEBRÓ EL ALMA.
YA EN TIEMPO DE DESCUENTO, TUVE QUE EXPLICARTE QUIEN ERA, NO ME RECONOCISTE, NO FUE TU CULPA. LA VIDA NOS HA CONVERTIDO EN ALGO MUY DISTINTO A TUS HIJOS. VOS NOS INCULCASTE OTRAS COSAS. LO EXPUESTO A TUS OJOS, ERA IRRECONOCIBLE.
DIGNA, FUERTE, LEAL, SIN QUEJAS, TE LO LLEVASTE A LA TUMBA.

QUE IRONÍA MAMÁ, SIEMPRE FUÍMOS JUNTOS AL CEMENTERIO PERO ESTA VEZ NO TE VOY A ACOMPAÑAR. SE DIÓ ASÍ. TENGO MIEDO, FRÍO, DOLOR, IMPOTENCIA. POR SOBRE TODAS LAS COSAS, TANTA CULPA, VIEJITA, TANTA CULPA, ¿COMO EXPLICARTE? SI NI YO SÉ PORQUÉ.

TE FUISTE EL DÍA DE MI CUMPLEAÑOS. PAVADA DE MENSAJE Y SIMBOLISMO.

CON ESO DESPERTÉ BRUSCAMENTE. RECUERDO ALGO INTENSO E INQUIETANTE PERO AL MIRAR ATRÁS, NADA DE LO RELATADO REALMENTE EXISTE.
Á MIS ESPALDAS NO HAY NADIE. DE FRENTE ESCUCHO; "VIEJO, EH! VIEJO..." Y ES MI HIJO DEMANDANDO MI AYUDA. AHORA YO SOY EL VIEJO, AHORA YO SOY A QUIEN MIRAN COMO REFERENCIA, AHORA YO TRANSITO EL CAMINO TRAS TUS PASOS...

SE DE ALGUIEN QUE GUARDABA ORGULLOSA MIS REDACCIONES DE LA PRIMARIA. ESTA SIN DUDA, NO ESTÁ A LA ALTURA. ENTRE LOS DIEZ Y LOS DOCE AÑOS ERA MUCHO MEJOR ESCRITOR, MIS SENTIMIENTOS ERAN PUROS, LA VIDA TODAVÍA NO SE OCUPABA DE MÍ.
NO PODRÁS LEERLA PERO SÉ QUE TE LLEGARÁ. TU SUEÑO Y EL MÍO HABRÍAN DE COINCIDIR EN CINCUENTA Y TRES AÑOS TAL CUAL LO PLANEADO.
SENTÍ TU CARICIA, FUÍ FELÍZ, ME REGALASTE EL MEJOR CUMPLEAÑOS DE MI VIDA. TE QUIERO, SALUDAME AL VIEJO, DECÍLE QUE LO EXTRAÑO. YO ME VUELVO A DORMIR.

YA TODO ES SUEÑO.



jueves, 10 de marzo de 2011

DEJEME EXPLICARLE

Nunca fue fácil para mi enamorarme. No porque no lo quisiera sino, porque siempre es difícil hallar a alguien que me comprenda. Soy muy tímida y reservada. No soy de esas locas que andan por ahí, yo con eso no la voy ¿vió? mi mamá me educó bien y soy muy recatada. Quizás por eso es que me cuesta tanto, tal vez si me soltara más, si fuera más desenfadada. la historia sería otra.
Con Carlos me fue bien de movida. Era tierno, cariñoso y muy educado. De cederte el paso, de abrirte puertas, de tratarte con respeto lo que se dice "a la antigua". Siempre me decía que lo que más le gustaba de mí era que fuese tan femenina porque coso, bordo, hago las tareas de casa, cocino (y muy bien) y hasta me hago la ropa. Esto que llevo puesto ¿ve? me lo hice yo. Siempre fui muy buena con eso, de hecho así me gano la vida, arreglo la ropa del barrio, hago vestidos muy bonitos para fiestas, casamientos, y tengo diseños muy elegantes. No cobro caro, si ahora todos andamos en la mala. Tome, ¿no quiere mi tarjeta? a su señora podría interesarle. Bueno, me fui por las ramas, es que nunca tengo con quien hablar, no tengo amigas, vivo recluida, en fin, se dió de esta manera.
Las cosas marchaban bien pero siempre es igual, tantos meses de noviazgo, los dos ya adultos, tanto franeleo usted sabe, los hombres siempre quieren "eso" y cuanto más se demora más ardientes se ponen. Son como perros en celo. Pese a todo él me esperaba. siempre atento, me decía " no te quiero apurar Elenita (porque no sé si sabía Ud. que me llamo Elena) pero soy un tipo grande, no puedo andar con pendejadas, alguna vez vamos a tener que hacerlo, ¿a que le tenés miedo?" y yo no podía decirle. para nosotras siempre es un dilema, si se lo dás; "pájaro que comió, voló" y se van. Si no se lo das, se van igual. Me pedía al menos que ... ¡como decirle esto! que... haga eso, con la boca, ¿entiende? A mí la idea me horrorizaba porque ya le dije, no soy una loca.
Esa noche estábamos cenando en casa. Después de la sobremesa mientras levantábamos los platos me empezo a toquetear. Me decía cosas tiernas, me besaba en el cuello y le decía "pará Carlos, que está mamá" y él nada, ya estaba enceguecido, parecía un pulpo. No tenía manera de sacarme las manos de encima. Para colmo ella, queriendo ayudarme se hizo la que tenía sueño yéndose a dormir. Yo le supliqué con los ojos pero me miró como diciendo; es ahora o nunca, mientras cerraba la puerta del dormitorio.
Fue como una señal. Me arranco la ropa y metió mano en la entre pierna. ¡Ay DIOS ! no me olvidaré jamás de esa cara, de ese gesto, del estupor, el asco, la desesperación... me iré a la tumba con esa imagen.
Comenzó a golpearme con el puño cerrado totalmente "sacado". Me destrozó a trompadas. Yo no me defendía, en el fondo lo entendía. Es tan duro el desengaño luego de anhelar tanto, sentirse estafado, burlado por los que uno quiere. No podía esperarse otro final. No con él, tan varón, tan a la antigua, tan atento.
La cosa fue cuando me levanto del cuello, literalmente, me llevo hasta la pileta y comenzo a ahorcarme, cerré los ojos porque era insoportable esa mirada. En un momento dejé de sentir, ni las patadas ni los rodillazos, ni los insultos, las manos aplastándome, la falta de aire, la desesperación...
Por eso, déjeme explicarle oficial. No recuerdo cuando ni como agarré el cuchillo y se lo clavé. Sólo recuerdo un instante en donde lo ví de rodillas, las manos agitándose en el aire, tratando inútilmente de taponar la herida mientras la sangre le brotaba a chorros.
Luego vinieron los vecinos, mamá que es un poco sorda y creyó en los ruidos del amor cuando en realidad me estaban matando. Es fea la vejez ¿no? es triste deteriorarse tanto.
Disculpe, otra vez me voy por las ramas. Estoy asustada y confundida. Que no me acerquen un espejo por favor. Ni quiero saber la facha que tengo. Debo estar toda desfigurada y con la pintura corrida de tanto llorar, un desastre completo.
¿Sabe una cosa? hasta el final me llamó "puta". Irónico, ¿no?

LA FARSA DEL PARAÍSO

LA FARSA DEL PARAÍSO

martes, 25 de enero de 2011

NUNCA ESTUVE AQUÍ

Nunca estuve aquí y por "aquí" me refiero al ahora o a la vida que se yo. Tengo la sensación de haber estado ausente de mi vida todo este tiempo. No me puedo creer que tuve infancia, que jugué, anduve en bicicleta , fui a la escuela, tuve amigos y todas esas cosas de gente normal.
Todo es borroso en mi memoria. Ex compañeros de secundaria me mandan cálidos saludos por Internet y proponen reuniones que no me interesan ya que no me acuerdo de ellos. ¿de que podríamos hablar? ¿de alguna travesura adolescente, de una preceptora que despertaba las más exóticas de las masturbaciones? ¿de cosas que jamás compartimos?
Los que trabajaron conmigo me encuentran por la calle y se ofenden porque no los reconozco. Hasta han llegado al extremo de cruzarme el brazo en la cara para detenerme y decirme ¡hey loco, soy yo! ¿no me saludas más? Y uno se hace el tonto, menciona distracciones que vienen con la vejez, habla intrascendencias y se va preguntándose ¿quien carajos era este?
Todo así. A veces miro a mi familia sin tener sentido de pertenencia. Como sentarse en un bar a comer con extraños; ruido de conversaciones, ajases de compromiso, mímicas de sí o no a los postres y el mate.
No estoy allí. Me busco sin tener idea de donde o como. No hay rastros míos en ningún lugar. Nunca me gustó sacarme fotos, no colecciono nada, veo un par de premios y diplomas en la pared sin saber de donde han salido en fin, estoy seguro que debo haber sido alguien pero no sé quien.
Mis hermanos (esos amables extraños) me comentan de mi madre. Fui a verla y me encontré con una anciana postrada que no me reconoce La situación es embarazosa. surgen explicaciones de ancianidad, senilidad y los remedios ¿viste? pero sospecho que es la única lúcida de todos. Ella sabe quien soy pero se llevará el secreto a la tumba.
MI padre ha muerto. eso dicen y me muestran fotos en donde veo un tipo igual a mí algo más canoso. Es una burla pienso, si este tipo es mi reflejo. ¿ya me morí?.
Hago el amor cuando me lo piden, abrazo como se supone debe hacerse, me esmero, acaricio, hago piruetas y firuletes sexuales acordes a mi edad. Llueven gemidos, me dicen que siempre he sido buen amante, pero la verdad, no me suena familiar.
Lo único cierto es que estoy sólo conmigo. Me llevo a toda hora, me veo todo el tiempo pero sigo sin saber quien soy ni como vine a parar a estos lares. La verdad es cruel. me marcharé de este mundo cuando en realidad, nunca estuve aquí.

DEJEME EXPLICARLE

Nunca fue fácil para mi enamorarme. No porque no lo quisiera sino, porque siempre es difícil hallar a alguien que me comprenda. Soy muy tímida y reservada. No soy de esas locas que andan por ahí, yo con eso no la voy ¿vió? mi mamá me educó bien y soy muy recatada. Quizás por eso es que me cuesta tanto, tal vez si me soltara más, si fuera más desenfadada, la historia sería otra.
Con Carlos me fue bien de movida. Era tierno, cariñoso y muy educado. De cederte el paso, de abrirte puertas, de tratarte con respeto lo que se dice "a la antigua". Siempre me decía que lo que más le gustaba de mí era que fuese tan femenina porque coso, bordo, hago las tareas de casa, cocino (y muy bien) y hasta me hago la ropa. Esto que llevo puesto ¿ve? me lo hice yo. Siempre fui muy buena con eso, de hecho así me gano la vida, arreglo la ropa del barrio, hago vestidos muy bonitos para fiestas, casamientos, y tengo diseños muy elegantes. No cobro caro, si ahora todos andamos en la mala. Tome, ¿no quiere mi tarjeta? a su señora podría interesarle. Bueno, me fui por las ramas, es que nunca tengo con quien hablar, no tengo amigas, vivo recluida, en fin, se dió de esta manera.
Las cosas marchaban bien pero siempre es igual, tantos meses de noviazgo, los dos ya adultos, tanto franeleo usted sabe, los hombres siempre quieren "eso" y cuanto más se demora más ardientes se ponen. Son como perros en celo. Pese a todo él me esperaba. siempre atento, me decía " no te quiero apurar Elenita (porque no sé si sabía Ud. que me llamo Elena) pero soy un tipo grande, no puedo andar con pendejadas, alguna vez vamos a tener que hacerlo, ¿a que le tenés miedo?" y yo no podía decirle. para nosotras siempre es un dilema, si se lo dás; "pájaro que comió, voló" y se van. Si no se lo das, se van igual. Me pedía al menos que ... ¡como decirle esto! que... haga eso, con la boca, ¿entiende? A mí la idea me horrorizaba porque ya le dije, no soy una loca.
Esa noche estábamos cenando en casa. Después de la sobremesa mientras levantábamos los platos me empezo a toquetear. Me decía cosas tiernas, me besaba en el cuello y le decía "pará Carlos, que está mamá" y él nada, ya estaba enceguecido, parecía un pulpo. No tenía manera de sacarme las manos de encima. Para colmo ella, queriendo ayudarme se hizo la que tenía sueño yéndose a dormir. Yo le supliqué con los ojos pero me miró como diciendo; es ahora o nunca, mientras cerraba la puerta del dormitorio.
Fue como una señal. Me arranco la ropa y metió mano en la entre pierna. ¡Ay DIOS ! no me olvidaré jamás de esa cara, de ese gesto, del estupor, el asco, la desesperación... me iré a la tumba con esa imagen.
Comenzó a golpearme con el puño cerrado totalmente "sacado". Me destrozó a trompadas. Yo no me defendía, en el fondo lo entendía. Es tan duro el desengaño luego de anhelar tanto, sentirse estafado, burlado por los que uno quiere. No podía esperarse otro final. No con él, tan varón, tan a la antigua, tan atento.
La cosa fue cuando me levanto del cuello, literalmente, me llevo hasta la pileta y comenzó a ahorcarme, cerré los ojos porque era insoportable esa mirada. En un momento dejé de sentir, ni las patadas ni los rodillazos, ni los insultos, las manos aplastándome, la falta de aire, la desesperación...
Por eso, déjeme explicarle oficial. No recuerdo cuando ni como agarré el cuchillo y se lo clavé. Sólo recuerdo un instante en donde lo ví de rodillas, las manos agitándose en el aire, tratando inútilmente de taponar la herida mientras la sangre le brotaba a chorros.
Luego vinieron los vecinos, mamá que es un poco sorda y creyó en los ruidos del amor cuando en realidad me estaban matando. Es fea la vejez ¿no? es triste deteriorarse tanto.
Disculpe, otra vez me voy por las ramas. Estoy asustada y confundida. Que no me acerquen un espejo por favor. Ni quiero saber la facha que tengo. Debo estar toda desfigurada y con la pintura corrida de tanto llorar, un desastre completo.
¿Sabe una cosa? hasta el final me llamó "puta". Irónico, ¿no?

Se ha producido un error en este gadget.