jueves, 10 de marzo de 2011

DEJEME EXPLICARLE

Nunca fue fácil para mi enamorarme. No porque no lo quisiera sino, porque siempre es difícil hallar a alguien que me comprenda. Soy muy tímida y reservada. No soy de esas locas que andan por ahí, yo con eso no la voy ¿vió? mi mamá me educó bien y soy muy recatada. Quizás por eso es que me cuesta tanto, tal vez si me soltara más, si fuera más desenfadada. la historia sería otra.
Con Carlos me fue bien de movida. Era tierno, cariñoso y muy educado. De cederte el paso, de abrirte puertas, de tratarte con respeto lo que se dice "a la antigua". Siempre me decía que lo que más le gustaba de mí era que fuese tan femenina porque coso, bordo, hago las tareas de casa, cocino (y muy bien) y hasta me hago la ropa. Esto que llevo puesto ¿ve? me lo hice yo. Siempre fui muy buena con eso, de hecho así me gano la vida, arreglo la ropa del barrio, hago vestidos muy bonitos para fiestas, casamientos, y tengo diseños muy elegantes. No cobro caro, si ahora todos andamos en la mala. Tome, ¿no quiere mi tarjeta? a su señora podría interesarle. Bueno, me fui por las ramas, es que nunca tengo con quien hablar, no tengo amigas, vivo recluida, en fin, se dió de esta manera.
Las cosas marchaban bien pero siempre es igual, tantos meses de noviazgo, los dos ya adultos, tanto franeleo usted sabe, los hombres siempre quieren "eso" y cuanto más se demora más ardientes se ponen. Son como perros en celo. Pese a todo él me esperaba. siempre atento, me decía " no te quiero apurar Elenita (porque no sé si sabía Ud. que me llamo Elena) pero soy un tipo grande, no puedo andar con pendejadas, alguna vez vamos a tener que hacerlo, ¿a que le tenés miedo?" y yo no podía decirle. para nosotras siempre es un dilema, si se lo dás; "pájaro que comió, voló" y se van. Si no se lo das, se van igual. Me pedía al menos que ... ¡como decirle esto! que... haga eso, con la boca, ¿entiende? A mí la idea me horrorizaba porque ya le dije, no soy una loca.
Esa noche estábamos cenando en casa. Después de la sobremesa mientras levantábamos los platos me empezo a toquetear. Me decía cosas tiernas, me besaba en el cuello y le decía "pará Carlos, que está mamá" y él nada, ya estaba enceguecido, parecía un pulpo. No tenía manera de sacarme las manos de encima. Para colmo ella, queriendo ayudarme se hizo la que tenía sueño yéndose a dormir. Yo le supliqué con los ojos pero me miró como diciendo; es ahora o nunca, mientras cerraba la puerta del dormitorio.
Fue como una señal. Me arranco la ropa y metió mano en la entre pierna. ¡Ay DIOS ! no me olvidaré jamás de esa cara, de ese gesto, del estupor, el asco, la desesperación... me iré a la tumba con esa imagen.
Comenzó a golpearme con el puño cerrado totalmente "sacado". Me destrozó a trompadas. Yo no me defendía, en el fondo lo entendía. Es tan duro el desengaño luego de anhelar tanto, sentirse estafado, burlado por los que uno quiere. No podía esperarse otro final. No con él, tan varón, tan a la antigua, tan atento.
La cosa fue cuando me levanto del cuello, literalmente, me llevo hasta la pileta y comenzo a ahorcarme, cerré los ojos porque era insoportable esa mirada. En un momento dejé de sentir, ni las patadas ni los rodillazos, ni los insultos, las manos aplastándome, la falta de aire, la desesperación...
Por eso, déjeme explicarle oficial. No recuerdo cuando ni como agarré el cuchillo y se lo clavé. Sólo recuerdo un instante en donde lo ví de rodillas, las manos agitándose en el aire, tratando inútilmente de taponar la herida mientras la sangre le brotaba a chorros.
Luego vinieron los vecinos, mamá que es un poco sorda y creyó en los ruidos del amor cuando en realidad me estaban matando. Es fea la vejez ¿no? es triste deteriorarse tanto.
Disculpe, otra vez me voy por las ramas. Estoy asustada y confundida. Que no me acerquen un espejo por favor. Ni quiero saber la facha que tengo. Debo estar toda desfigurada y con la pintura corrida de tanto llorar, un desastre completo.
¿Sabe una cosa? hasta el final me llamó "puta". Irónico, ¿no?

LA FARSA DEL PARAÍSO

LA FARSA DEL PARAÍSO
Se ha producido un error en este gadget.