jueves, 13 de febrero de 2014

UN ÁNGEL QUE VA DE PUTAS

Aterrizó malamente sobre su hombro derecho en la calle sucia casi al borde del cordón, frontera del río verde y maloliente de toda calle ciudadana. Se materializó sin que nadie se percate pues poco importa el otro. Sólo miran por el rabillo preparando la huida si la situación viene de asalto piraña o arrebato.
Estaba vestido con una remera verde manchada de grasa y sin mangas, con pantalones de combate camuflados y sandalias franciscanas. Las uñas de los pies largas y mugrientas, alas amarillentas y arratonadas, lejos del nácar primigenio, como guardadas en un altillo polvoriento durante años.
Tomándose el prominente abdomen comenzó su marcha a los tumbos insultando a los peatones apurados que lo llevaban por delante. Su cara era regordeta y sudorosa, la barba desprolija, las manos grandes con dedos sucios bamboleándose a los lados mientras miraba al piso como si hubiese olvidado algo.  Emitió un sonoro eructo justo cuando divisó el bar con alternadoras, toda una institución en la cuadra.
Entró pateando la puerta pero a nadie pareció molestarle. Personajes de toda calaña se repartían en el interior. Motoqueros en la mesa de pool, solitarios en los  reservados contando las monedas para ver si llegaban al menos a una mamada y los parásitos de siempre copa en mano, esos que aparecen de la nada, existen en una determinada fracción de tiempo ocupando un taburete, acodados a la barra.
El ángel movió sus dedos en el interior del pantalón rotoso para materializar dinero. Hizo una mueca chistosa. “Puedo obtener lo que quiera, pero no puedo evitar que se me caiga el pelo o que al menos, siga siendo rubio”. Ciertamente, su calvicie iba ganado la batalla allí dónde alguna vez ocuparon su espacio rulos celestiales.
Al principio se divertía con esa magia. Hacía aparecer poderosos autos de lujo de la nada, vestía las mejores ropas y paseaba mujeres espectaculares por los mejores lugares del mundo. Luego fue perdiendo gracia. Ya no era divertido, la eternidad es una vieja arpía y aburrida que todo lo arruina. El peso del tiempo lo abatió y simplemente, se dejó estar.
No había arcos ni flechas, aclarar esa tontería lo sacaba de quicio pues muchos lo confundían con cupido, ese idiota relamido insoportablemente insípido.
Él era un ángel. En sus buenos tiempos protegía a las personas desplegando sus alas cubriéndolos  con ellas. Ahora simplemente apoyaba su dedo sucio en los cuerpos y como había perdido  efectividad  por el alcohol o la grasa o ambos, tenía que hacerlo cada vez más fuerte para que funcione. Como esos cajeros automáticos de pantallas pringosas que te vuelven loco cuando tratas de operarlos. Nunca los limpian y la gente poco y nada se lava las manos.
Era divertido verlos caer luego de un toque aunque se suponía que ello no debía ocurrir. Pero bueno, magia y sutileza eran hermanas perdidas en la bruma de los tiempos.
Miraba divertido los billetes arrugados que salían como conejos de la galera cuando sintió la mano apretando su entrepierna. “Bueno, allá vamos”.
La miro con sorna de arriba abajo. Era una puta vieja, pintada como una pared para disimular sin éxito las arrugas. Ni hablar de la papada o sus muslos gordos apretados a la salida de una minifalda ridícula para sus años.
Estaba muy ajada y corrida. Eran precisamente, las que más le gustaban.
Ella comenzó con esa odiosa costumbre de frotarle el lóbulo de la oreja mientras lo llamaba “papi” o “papito”.
- ¿Me vas a pagar unos tragos papi? Después nos vamos a la pieza pero si no consumís, la voy a pasar mal.-
No le dijo nada, le apretó un pecho sintiendo el rechazo automático que deja paso a la resignación. Después de tantos años o a causa de ellos, mantiene el reflejo pensó, no lo tiene dominado.
Le hizo un gesto al cabeza de tarro que atendía las bebidas, depositó los billetes y se la llevó al reservado.
Ella seguía la rutina de preguntas absurdas mientras él la manoseaba. El parloteo era estática en su cabeza. No tenía recuerdos. El pasado y el presente eran parpadeos en los que ora estaba, ora no.
Nunca conoció a Dios, sólo a otros como él. Las órdenes le llegaban como un rumor  de oficina. “anda para allá”, “cuida a fulano por acá”, cosas por el estilo.
Pero el supremo nunca se dignó brindarle una palabra de aliento, una palmada en el hombro, un poco de afecto. Era irónico si uno lo pensaba con detenimiento. Un huérfano cuidando a unos pobres mortales de aquello que igualmente iba a ocurrir.
La queja de la mujer lo sacó de sus cavilaciones. ¿No te gusto, bebé? ¿Querés que venga otra?
Vio la súplica en sus ojos, ese “que venga otra”, era la admisión de una definitiva derrota y una segura paliza de su proxeneta.
Le sonrió mientras le agarraba las tetas con ambas manos. Luego puso su cara en medio de ellas haciendo ruido de pedorretas. Ambos rieron levantándose al unísono. La agarró por el culo elevándola aún más de sus tacos aguja. Lo cabeceó al patovica en gesto de ¿Dónde? Recibiendo otra cabeza ladeada hacia las escaleras. “Toca primer piso, mejor”. Levantó el pulgar  mientras marchaba con ella apoyados el uno al otro, bastante borrachos.
En la calle, frente al tugurio, un tonto enamorado le obsequiaba una caja de bombones a una morocha despampanante que fingiendo alegría le regaló un beso en la mejilla y un abrazo mientras examinaba con detalle a un maduro caballero que descendía de una máquina de alta gama. Luego hizo un mohín y ¡casualmente! Se fue en la dirección del que adivinó empresario o algo parecido.
El bobo se quedó extasiado mientras tomaba el celular para fanfarronear con sus amigos. En eso estaba cuando lo sobresaltó el estallido de una botella de whisky ordinario que le arrojaron desde la ventana de un primer piso lúgubremente iluminado.  De fondo se escuchaban sonoras carcajadas. Planeando suavemente desde las alturas caía algo parecido a una pluma de gallina vieja.

miércoles, 12 de febrero de 2014

RESPUESTA

Llegué del trabajo abatido, con fuerzas apenas para introducir las llaves.  Al entrar, me tomaron desprevenido.
La habitación se encontraba llena de lágrimas. Hacían mucho ruido realmente. No paraban de agitarse tratando de contar sus historias, todas  al mismo tiempo.
Con cuidado de no pisarlas me deslicé en zig – zag moviendo mis manos de arriba abajo en un  vano intento de calmarlas.
Aturdido y cansado me dejé caer en un sillón y todas ellas rodaron hasta mí para explicarse.
Hablaban de ausencia, desamor,  caricias olvidadas, palabras amargas y “te quieros” oxidados.
¡Ya no estás aquí, no te importa!  Bramaban a coro y al hacerlo, todas se elevaron unos centímetros del piso.
El televisor encendido pero sin sonido. La computadora  mostraba una carita feliz en una foto de perfil. Hacía ruiditos de notificación. ¿Has muerto ya? Si es así, no dejes de etiquetarnos.
El polvo  bailaba sobre rayos de luz. Las lágrimas no cesaban el parloteo. Pensando  en portazos y valijas en un taxi, la vi de cuclillas en un rincón  como nena en penitencia. Estaba desnuda de cara a la pared y me extrañé pensando en que hacía garabatos.
Pero no, en medio de espasmos de sal que corrían a reunirse con sus compañeras,  escribía en ángulos curiosos. Desde mi posición alcancé a distinguir algunas palabras. “Te quise”, “Mi vida por nada” y en el suelo junto al zócalo: “Me lo juraste”.
Puse mi rostro entre las manos y me abandoné al llanto. Le debía una respuesta.
Se ha producido un error en este gadget.