viernes, 1 de agosto de 2014

UNA FOTO TIRADA EN LA CALLE

Encontré una foto tirada en la calle. Se arrastraba por la vereda a causa del viento girando en remolinos cerca de caminantes apurados por la nada. La tomé en uno de sus giros elevándola a mis ojos. Manchada y amarillenta, aún dejaba ver a una pareja joven abrazada y sonriente. Siempre me han dado impresión las fotos. Capturan algo sobrecogedor que atemoriza. Ahora miraban directo a mí y no supe que responderles. Pues nada sé de ellos y de su paso por el mundo. Si eran amantes o hermanos. O tal vez amigos inmortalizando un encuentro. Imagino un antes de palabras y gestos y un después de cierta incomodidad hasta la llegada del primer café o mate.
Con el retrato entre mis dedos deambulé hasta una plaza sentándome en un banco. Los paseadores de perros intercambiaban anécdotas mientras los animales tironeaban de las correas impacientes. De golpe me sentí muy triste por perfectos desconocidos.  Escuché el trueno de un avión cobrando altura. Me encanta mirar al cielo y más aún, ver aviones despegando. Las terminales me incomodan por eso me gustan. Los hospitales también lo son. Arribos y partidas de almas. Creo que visité demasiadas últimamente.
Los miré una vez más con reproche. ¿Por qué elegirme? Me pasa también con los perros callejeros, no importa la multitud vienen derecho a mí siguiéndome hasta doblegar mi voluntad. Jamás pude permanecer indiferente.

Suavemente los deposité en el banco mientras comenzaba la lluvia. Una gota en los labios de ella, otra en los ojos de él. Me despedí en silencio. Quizás era su forma de viajar. Cerré mi gastada campera negra, corrí hasta la parada del colectivo y lo alcancé justo cuando arrancaba no sin antes luchar con el paraguas de una señora que apuntaba a mi rostro. En el interior, extraños cansados y aburridos, se acunaban con el compás del limpiaparabrisas y la visión de vidrios empañados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.